Skip to content
Tags

El poderoso influjo del mar

26 junio, 2013

Duna

La duna de Doñana, testigo natural de un pasado glorioso y remoto, abriga a los pequeños insectos de los rigores del calor estival bajo su manto de barrón.

Cerca, en la orilla, algunos surfean entre las olas,  que rompen en espuma tras su largo viaje transatlántico. Quien sabe, quizás alguien en Mar del Plata recoja el eco de su resaca la próxima marea.

Ahora ya es de noche, seguro que hoy la serpiente y el lince saldrán al foco de la luna.

Qué cerca y que lejos parece Sanlúcar de Barrameda…

r.r.c.

Junyo, 2013 .-

_

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: