Skip to content

Porqué Harry estiró las patas |3|

21 noviembre, 2010

 


 

Finalmente, el tipo llega a un cruce polvoriento. Lejos, tras uno de aquellos inmensos arenales, divisa con el catalejos huellas humanas de entre los espejismos de aquel horno: una vieja y abandonada estación del ferrocarril, junto a algo que un día fue una ciudad, así como varios bultos que se mueven y se confunden con las sombras de mediodía, algo que desde lejos parecen ser hombres a caballo. Con la misma desgana e indiferencia que le han acompañado todo el tiempo hasta llegar a aquí, lentamente saca un viejo Winchester de repetición de la funda de piel de castor que cuelga del caballo, carga como si se estuviera liando un cigarrillo, coloca el arma en el hombro izquierdo, apunta y espera.

El viento del noroeste le deforma la parte de su cara que no tapa el sombrero y atrona en sus oídos como yunque contra yunque…respira hondo una vez y dispara seis. A un kilómetro y medio se levanta una gran polvareda. Ya casi todo ha terminado. Un grupo de caballos salen huidos, sin hombres que los monten. Sólo uno queda. La persecución no ha terminado. El hombre respira hondo de nuevo, guarda el rifle y lía un cigarrillo con igual rutina que ha disparado seis veces. La noche se acerca. Con ramones secos hace fuego. Ese indio herido ya irá demasiado lejos, será sólo cuestión de darle caza antes o después, monta en un caballo herido. Manaña olfateará  el rastro que deja el viento del noroeste.

El sol errante se observa así mismo ante el espectáculo que su propia naturaleza desértica crea: frío, calor, vida y muerte. El caza recompensas se echa a dormir de espaldas al astro sin comer, envuelto en una vieja y roída manta. Un viento ya crepuscular amaina,  susurrando una vieja melodía al hombre, la de su propia soledad.

 

***

Entregas anteriores:

Porqué Harry estiró las patas | 1 |

Porqué Harry estiró las patas | 2 |

Imágenes: Wikipedia.

 

Anuncios

From → Comunicación

8 comentarios
  1. Ya pensaba que nos ibas a dejar sin el resto de la historia. 😉

  2. Acabo de llegar pero seguro que estaré atenta a las que vengan. 🙂

  3. no te preocupes Silvi, enlazaré las anteriores con la última como aquí,

    saludos!

    r.

  4. Qué bueno Rafa!!!!
    Qué buen relato!!!!!!!
    Me leí las tres partes de un tirón y quedé en-can-ta-da!!!
    Mis felicitaciones y me saco el sombreo ante vos, por lo bien que escribís!!!
    Ya lo sabía… Pero este relato va genial, es excelente!!!
    No había leído las dos partes anteriores.
    Yo en mayo de este año andaba alejada de la blogósfera….
    Así que me leí todo recién.
    Un lujo total, amigo!!!
    Espero que no tardes tantos meses en seguir publicandolo….
    Ahora no me vayas a dejar ni a mí, ni a tus lectores, sin el placer de seguir leyendo esta historia, eh???
    Felicitaciones nuevamente y quedo a las espera de la continuación!!!
    Besotes!!
    Lau.

  5. gracias,…lo intentaré,

    un fuerte abrazo,

    r.

  6. Muchas gracias r, acabo de leer las dos anteriores y me han encantado. espero que sigas escribiendo cosas tan bonitas.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: