Skip to content

Un viento antiguo, una nueva primavera

6 abril, 2010

Aquella mañana, a los diez o quince minutos de haber iniciado el paseo, Ángel vió como un jabalí de gran porte desembarcaba en la orilla tras nadar una considerable distancia desde uno de los pequeños islotes en el centro de la Laguna Permanente. Ya de vuelta de esta primera excursión en grupo por los aledaños del P.N.de Las Tablas de Daimiel se levantó un fuerte viento. Fue cuando me topé con estas flores anaranjadas al pie del sendero más cercano a la dehesa de encinas centenarias;  supuse que serían algún tipo de amapola de un primer vistazo. Carmen, de un primer vistazo, desechó tal posibilidad. Como nativa que es, seguro que no se equivocaba.

Las Tablas, Abríl de 2010.

r.

One Comment

Trackbacks & Pingbacks

  1. Bitacoras.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: