Skip to content

Angkor: la ciudad perdida en la selva -III-

11 enero, 2010

La exhuberante belleza de Angkor se hace latente en cada rincón.  

   En 1907, el gobierno francés comenzó la larga y penosa tarea de rescatar la ciudad perdida de las garras de la selva. Hoy día en Angkor, que yace cerca del aeropuerto de Siem Reap, en el noroeste de Camboya, está resurgiendo gracias a uno de los más grandiosos planes de reconstrucción arqueológica del mundo.

   Aun más; la deleznable piedra arenisca de los sillares se deshacía atacada por un misterioso vacilo nacido de la humedad y el calor. La única manera de impedir la ruina de los templos era desmontarlos piedra a piedra y reedificarlos sobre cimientos de hormigón armado rodeados de cañerías de drenaje. Entonces podría aplicarse a las partes de los templos afectadas por la extraña “enfermedad de la piedra” los antibióticos necesarios para combatirla.

   Groslier, consiguió que los gobiernos de Camboya y Francia le prestasen una importante ayuda económica, lo que le permitió instalar un laboratorio, construir puentes transportables que él mismo diseñó, y traer gruas y excavadoras así como todas las herramientas necesarias; contrató también a un millar de técnicos y obreros. La tarea de rescatar Angkor de la ruina exigirá muchos años, pero lo ya logrado es alentador.

  Uno de los trabajos más notables hasta la fecha ha sido la reconstrucción de la antigua calzada, de ciento diez metros de largo y bordeada por cincuenta y cuatro gigantescas estatuas, muchas de las cuales se habían derrumbado y caido en un foso. En la actualidad continúan las obras en uno de los mayores edificios, el bello templo Baphuon, de cinco plantas, así como en la galería de setecientos metros de Angkor Vat, el templo más famoso de todos, cuyos bajorrelieves son una de las maravillas del mundo.

  Estos bajorrelieves, unidos a las inscripciones que se encontraron en idioma kmer y a las antiguas narraciones escritas por viajeros chinos, han dado a los científicos algunas claves para descifrar el enigma de una civilización desaparecida. El imperio kmer estableció su capital en los alrededores de Angkor a principios del siglo IX, emprendiendo una rápida carrera hacia las cumbres del poderío y la gloria. Mercaderes de la China y osados traficantes de la India visitaron el país. Del budismo y el hinduismo los kmer asimilaron lo que creyeron útil, y crearon su propia civilización. Su imperio, al que llamaron Kambuja (hoy Camboya), perduró hasta el siglo XV, en el que, misteriosamente, desapareció.

(Continuará).

Fuente: El Gran Libro de Viajes de Selecciones de Reader´s Digest, Clarence Hall, 1968.

Fotografía: Chris Grumboski from Flickr.

Entregas anteriores:

Angkor: la ciudad perdida en la selva

Angkor: la ciudad perdida en la selva -II-

 

***

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: