Skip to content

Un ratito de gloria

28 noviembre, 2009

 Sobre el escritor aprendiz

No es demasiado conveniente escribir bajo presión; si podemos evitarlo, siempre será mejor; de hecho, podemos sucumbir prematuramente ante nuestros lectores; la prisa socaba los cimientos del discurso, como si hubiera una fuga de agua en el edificio narrativo, llegando a provocar auténticos derrumbes de frases y párrafos, que a pesar haber sido bien ejecutadas las primeras y de estar más o menos correcta y gramaticalmente paramentados los segundos, caen como torre de naipes, llenando de escombros la escena, derruidos por culpa de esta coma o aquella falta de ortografía mínima, aunque esencial para que la casa de lo inteligible, lo comunicable, y en definitiva el pensamiento escrito, se mantenga intacta.

Redactar, corregir, revisar, volver a revisar  y finalmente editar. No dudéis ni un instante que para ligar una buena mano al póker hay que buscar las cartas; con esas os aseguro, como mínimo, un Full. Quizás algún día consigáis una escalera de color y ese ratito de gloria.

Sobre el aprendiz de escritor

Aunque parezca lo normal y te hayan dicho mil veces que hay que escribir para que te entiendan los demás, es falso. Escribe para tí mismo.

Emborrona, escribe todo lo que se te pase por la cabeza sobre esto o aquello, sobre fulano, mengano o zutano;  estructura en base a algo, no necesariamente a la absurda “pirámide invertida”, particularmente trillada, si no más bien comenzando los textos en media res, o tocando algún matiz que te sirva para enlazar un buen comienzo, sé tú mismo; ¿cómo te van a entender los demás si no te entiendes a tí mismo?.

No tengas miedo en tirarlo todo y comenzar de nuevo, tachar, encontrar en un diccionario la palabra que quieres decir, eliminar frases hechas del catálogo colectivo; libera las palabras y busca un espíritu crítico, ten asertividad e intenta dotar de utilidad y verdad  tu discurso, te sentirás mucho mejor. Respira hondo, y escribe, escribe, escribe.

Si nos aferramos en mantener un discurso comunicativo encorsetado en la forma, podemos caer en la tentación de poner las palabras a su servicio, y podemos convertir nuestro pensamiento en una serie de laconismos atrofiados dentro de una cajita con un lazo. Conocimientos, imaginación y lápiz, una buena pareja; en este caso, el lápiz es puramente testimonial. Cuanto antes comencéis a usar todos los dedos ante el teclado mejor. Mecanografía y diccionario por un tubo.

r.

Anuncios

From → Comunicación

4 comentarios
  1. Un “post” realmente interesante, escribir lo que le gusta a uno y no lo que los demás consideren comercial, en eso radica la esencia de la originalidad ¿no? Por cierto, el diccionario de sinónimos de Word puede ser un buen amigo… ¡saludos!

    üjâjâ

  2. Natalia te agradezco tus amables palabras; en cuanto al diccionario, prefiero el r.a.e. on line para consultas de diario, aunque también uso esta web de vez en cuando, donde hay cientos de diccionarios on line:

    http://www.diclib.com/

    Uno de los más interesantes es el María Moliner. Te lo recomiendo; yo uso el de papel, la verdad. Lo puedes encontrar en cualquier Biblioteca de Letras. Un cordial saludo,

    r.

Trackbacks & Pingbacks

  1. Bitacoras.com
  2. Un-ratito-de-gloria : Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: