Skip to content

Leonardo da Vinci en la BNE

26 noviembre, 2009

“Hola “r”, te envío un Códice de Leonardo Da Vinci que se encuentra en el fondo digital de la Biblioteca Nacional de España, en Madrid. Te recomiendo que leas primero la descripción en el registro completo y que después visualices el documento.
——– Mensaje original ——–
Asunto: Leonardo da Vinci

Fecha: Wed, 25 Nov 2009, 12:24:53.”

  

Imagen del Códice II de Leonardo. BNE.

 

   Aunque Leonardo da Vinci es conocido fundamentalmente
por sus pinturas, es su obra escrita, constituida por veintiocho códices manuscritos, la mitad de los que debieron existir, la que le convierte en precursor de la ciencia moderna y uno de los más desconcertantes genios de todos los tiempos. Cuenta
Vasari que en lugar de terminar sus telas estudiaba
el movimiento de los astros, con el consiguiente
disgusto de sus protectores, lo que refleja
claramente la primacia que daba a sus investigaciones
científicas sobre cualquier otra cosa.

   Durante casi cuarenta años anotó sus observaciones sobre casi todas las ramas del saber, en la característica
escritura leonardesca invertida o de espejo. Una de
las hipótesis mas razonables sobre el origen de este
proceder resulta del testimonio de su amigo el
matemático franciscano Luca Pacioli, segun el cual
Leonardo era zurdo y, de este modo, evitaba
emborronar con su propia mano lo que iba escribiendo.

   Los llamados códices Madrid I y II, obras
emblemáticas de la colección de manuscritos de la
Biblioteca Nacional, son dos de esos cuadernos en
papel, diferentes entre sí en cuanto a contenido y
época, pero iguales en tamaño, encuadernación y
procedencia. A su excepcional valor artístico y
documental hay que añadir el hecho de que constituyen
la única obra de indudable atribución a Leonardo que
existe en nuestro país.

   En 1633 el pintor Vicente Carducho
menciona los códices por primera vez, al verlos en
casa del estrambótico noble y apasionado coleccionista
madrileño don Juan de Espina, que legó una buena
parte de su colección al rey Felipe IV, pasando así a
formar parte del núcleo de la futura Real Biblioteca
Pública. En ambos códices, datados entre los años
1491 y 1505, son impresionantes los innumerables
dibujos y croquis a tinta, apenas bocetos unos y muy
minuciosos otros. Primero dibujaba y a continuacion añadía los textos explicativos en los huecos que dejaban las (…).

             Fuente: BNE.

Artículos Relacionados:

La Biblioteca Digital Mundial.

La biblioteca de internet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: